No hay mejor blockbuster que un cómic de Mark Millar

No hay mejor blockbuster que un cómic de Mark Millar

Publicidad

Si bien no son pocas las voces que ya cuestionan de forma categórica ese modelo de negocio en perpetua huida hacia adelante que ha llevado a Netflix a generar una deuda considerable y que, de forma colateral, ha provocado la cancelación de numerosos de sus muchos proyectos en formato serie, no cabe duda que si ha habido un movimiento de la plataforma de VOD en los últimos meses que ha hecho que muchos salivemos lo indecible, eso ha sido la adquisición del universo de Mark Millar.

¿Cómo? ¿Qué no sabes quién es Mark Millar? Pero alma de cántaro, ¿dónde diantres has estado la última década? ¿Revisando clásicos del cine del Kurdistán? ¿Dedicado al estudio de la cría del escarabajo pelotero? Porque si no sabes que estamos hablando de uno de los mejores guionistas con los que hoy por hoy cuenta el mercado estadounidense del cómic, quizás harías bien en dejar de leer. O no, qué demonios, quédate y lo mismo aprendes algo de utilidad.

Mark Millar

Escocés de nacimiento y yanqui de adopción, Millar lleva dando tumbos en el noveno arte a ambos lados del charco desde hace casi tres décadas, un tiempo que ha invertido tanto en trabajar para las dos grandes —ya sabéis, DC y Marvel— creando series en ambas compañías de esas que deben considerarse como imprescindibles, como en construir el Millarworld, un cosmos de cabeceras que comparten universo y que se sitúan, sí o sí, como algunas de las mejores que nos han llegado del otro lado del charco en las dos últimas décadas.

El que ahora todas ellas formen parte de la capacidad de Netflix para sacar adelante proyectos nos hace preguntarnos a aquellos que consideramos que las historias del guionista han tenido desde su concepción a los veinticuatro fotogramas por segundo muy presentes, qué podrán ofrecernos éstas en su paso a cine. Como una imagen vale muchísimo más que mil palabras, y la vocación de este artículo es precisamente visual, sirvan los siguientes extractos de las cabeceras del Millarworld como ejemplo inequívoco del enorme potencial que ha adquirido el gigante del VOD.

1. 'American Jesus'

American

Vale, admito que he hecho trampas y he escogido a conciencia la única splash de toda la miniserie de tres números sobre un moderno Jesús renacido en Estados Unidos y los problemas que conlleva ser adolescente e hijo de Dios; pero aunque sea así, y el dibujo de Peter Gross sea el más "feo" de todos cuántos han adornado un cómic de Millar, hay algo en 'American Jesus' que, personalmente, me encantaría ver trasladado de la forma más fidedigna posible a una cinta de animación.

American Jesus
Para que no digáis que os escamoteamos información, aquí tenéis dos páginas cualesquiera de las muchas de diálogos que pueblan 'American Jesus'

2. 'Nemesis'

Páginas de

Y del dibujo y narrativas más convencionales de un cómic del Millarworld a las constantes lecciones en el arte secuencial que Steve McNiven impartía en las páginas de este festival de violencia y molonería de alucinante personalidad cinematográfica que es 'Némesis', un título que se centra en un letal villano antisistema y que, si Netflix tiene buen ojo, daría muchísimo de sí en las manos de los artífices de 'John Wick'...incluso con Keanu Reeves como protagonista.

3. 'Super Crooks'

Super

Forjado en los fuegos de Marvel, Leinil Francis Yu es uno de esos artistas que sabe como planificar las secuencias de forma que se asemejen a un storyboard. El hecho de que 'Super Crooks' contara con él y con Nacho Vigalondo como co-autor de la historia habla de sobra de la voluntad de Millar de hacer de este 'Ocean's Eleven' con super-poderes uno de los títulos de los que más se ha hablado desde su publicación como posible producción cinematográfica.

4. 'Superior'

Superior

No dejamos a Yu pues fue el versátil artista filipino el artífice de esta suerte de actualización del personaje de Shazam con la que Millar demostró que lo suyo era reinterpretar a los personajes de siempre bajo una óptica completamente novedosa. Páginas que podrían ser trasladadas tal cual a un cómic que pide a gritos un largometraje, incontables; las de arriba, tres ejemplos de los más brillantes que cabe encontrar en la miniserie de siete números publicada por el sello Icon de Marvel y que, por soñar, hubiera sido un vehículo idóneo para el gran Richard Donner.

5. 'Starlight'

Starlight

De un Shazam que no lo es a un sosias de Flash Gordon entradito en años que vuelve a su particular Mongo para salvarlo de nuevo en este homenaje a la creación de Alex Raymond que Millar puso en las muy efectivas manos del croata Goran Parlov. Dado el potencial del microuniverso que describe el escocés en 'Starlight', un buena elección de reparto —no podemos contar con Clint, que habría sido idóneo, pero sí veo, aunque no llegue a la edad, a Ray Stevenson— y un buen showrunner podrían convertirla en una serie para televisión fantástica.

6. 'MPH'

MPH

Artista ligado al 'Hellboy' de Mike Mignola —serie en la que cuajó páginas que superaron con mucho a las de su creador— Duncan Fegredo se sale en esta espectacular cabecera en la que Millar mira con ojitos tiernos a los super-velocistas basando la historia en una premisa muy usual: ¿qué harías si tuvieras super-poderes? La respuesta son los cinco números geniales de 'MPH' que, tal cuales, sin añadir ni restar nada a lo planteado por el guionista, darían para una película llena de posibilidades que dejaría en pañales a cualquiera de los episodios de la noña 'The Flash'.

7. 'Jupiter's Legacy' y 'Jupiter's Circle'

Jupiter

Acaso el proyecto más ambicioso de Mark Millar hasta la fecha, esta saga familiar de superhéroes que enfrenta a padres con hijos y que nos lleva del presente de 'Legacy' al pasado de 'Circle' es, en virtud al virtuosismo narrativo en formato panorámico del sin par Frank Quitely, un cómic que apostaría lo que fuera a que sus autores idearon con la idea de una larga serie en mente. Si Netflix es capaz de verlo de la misma manera, podríamos estar ante uno de los proyectos más impresionantes que salgan de la unión de la productora y el Millarworld.

8. 'Chrononauts'

Chrononauts

Divertimento alocado, salvaje y desternillante, los cuatro números de 'Chrononauts', que unieron a Millar con el insigne Sean Murphy, darían para lo que Netflix quisiera, ya fuera una serie que se dejara llevar por las infinitas posibilidades de los viajes temporales que son el corazón de la idea de partida del escocés, ya una cinta que se ciñera a llevar a celuloide la aventuras de los dos científicos protagonistas tal y como quedan recogidas en un volumen que se lee en un suspiro y que, como suele pasar con los cómics del Millarworld, nos deja con ganas de muchísimo más.

9. 'Huck'

Huck
Páginas 2 y 3 del primer número de 'Huck'...maravillosas...

Si bien durante su estancia en DC Millar dejó su impronta durante numerosas ocasiones en el Hombre de Acero —la mejor de ellas, qué duda cabe, ese Otros Mundos que reimaginaba al último hijo de Krypton como defensor del comunismo— era evidente que al Millarworld le hacía falta su Superman particular. Y hete aquí que 'Huck' vino a llenar tal vacío con unas páginas que rezumaban, entre otras cosas, un talante tremendamente entrañable. Dibujadas por el gran talento de Rafael Albuquerque, esta es otra cabecera que pagaría por ver en formato animado.

Huck
...aunque no tanto como la cuarta y la quinta

10. 'Empress'

Empress

Dejando de lado el mundo de los superhéroes, Millar se lanza a la ciencia-ficción "operística" con esta impresionante aventura en la que la importancia de la familia vuelve a ser el centro de atención del guionista, destinando tantos esfuerzos a la construcción de un núcleo convincente en este sentido como a plantear secuencias con las que babear teniendo en cuenta que quien les da vida es el inconmensurable Stuart Immonen. Película, definitivamente una película que sería comparada de forma instantánea con 'Guardianes de la galaxia' pero, ¿acaso importaría?

11. 'Reborn'

Reborn

La última apuesta de Millar, de nuevo alejada de los super-poderes, ha sido, sin duda alguna, el proyecto en el que más corazón ha puesto el guionista, tratando desde la ciencia-ficción y la fantasía tan vital asunto como la vida después de la muerte. En la mitad visual, un Greg Capullo que lo da todo para que la historia de Bonnie y su experiencia más allá de la vida sea toda una orgía visual para un lector que no puede parar de recogerse la mandíbula. ¿Formato idóneo? Aquí tengo mis dudas, veo una película, sí, pero también una serie de esos diez episodios tan Netflix.

Por cierto, antes de que inundéis los comentarios con esta o aquella ausencia, hemos centrado nuestra atención de forma exclusiva en los títulos del Millarworld que no han sido adaptados, de ahí que no aparezcan ni 'Wanted' ni 'Kick-Ass', y también hemos dejado de lado lo que el guionista hizo para DC y Marvel, ya que nada de ello formará parte de lo que Netflix comience a ofrecer en un futuro próximo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio