Guía Giallo, de Mario Bava a 'Suspiria': la ola de terror italiana que marcó el mundo

Guía Giallo, de Mario Bava a 'Suspiria': la ola de terror italiana que marcó el mundo

Publicidad

Calificar de giallo a la 'Suspiria' original, la de Dario Argento, ya es una cuestión peliaguda. La nueva, que está más cerca de un drama de Fassbinder que de una película de terror, más aún. El motivo es que la etiqueta de giallo es amplia y versátil, y nadie termina de ponerse demasiado de acuerdo acerca de cómo emplearla. Hay quien piensa que giallo es todo el cine fantástico italiano (y no, ni siquiera así encajaría con la versión de 2018 de 'Suspiria').

Hay quien piensa, en el extremo contrario, que giallo son solo las películas de suspense y criminales, principalmente de los setenta, con determinadas características visuales y sin elementos fantásticos. Finalmente, hay una vía intermedia en la que el giallo se define por sus temas (inspirados en la novela negra, y luego, de vuelta, influido por el slasher americano que el mismo giallo ayudó a definir con films como 'Bahía de sangre'), pero también por su estética. Una estética de colores saturados, de crímenes barroquísimos, de obsesión visual con el arte, la arquitectura, la pintura, lo sensorial.

Y ahí entraría 'Suspiria', como entrarían algunas obras de autores como Lucio Fulci, Mario Bava, Sergio Martino, Aldo Lado, Pupi Avati, Paolo Cavara o Umberto Lenzi entre muchos otros. En la última entrega de 'Todo es mentira en el cine y la televisión' revisamos algunas de las piezas maestras de un género que no solo no pasa de moda, sino que ahora, con sus colores chillones, su elogio de la muerte hiperestilizada y sus retorcidos planteamientos argumentales parece estar más de moda que nunca.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio