Arturo Pérez-Reverte en cine y televisión: de ‘El maestro de esgrima’ a ‘Oro’

Arturo Pérez-Reverte en cine y televisión: de ‘El maestro de esgrima’ a ‘Oro’

Publicidad

Aventurarse en la ficción cinematográfica de Arturo Pérez-Reverte es un viaje complicado. De subidas, bajadas y salidas por la cuneta y algún que otro bolardo destrozado. Tanto en las obras en las que ha participado activamente como en las que solo presta el tomo del que parten, encontramos ejemplos de cine de gran categoría, adaptaciones irregulares y algún que otro bodrio insigne.

Puede que parte de su popularidad se deba a la facilidad con la que muchas de sus obras se llevaron al cine, en el aspecto de que, el ahora controvertido escritor, tiene un estilo indudablemente cinematográfico en sus novelas más amenas. No es que sea precisamente Stephen King, pero la estructura de muchas de sus obras es clásica y condensable en un largometraje.

Alatriste 2

Los dulces años 90

La aventura de sus revisiones cinematográficas comienzan con ‘El maestro de esgrima’ (1992), un drama de época con muchos elementos de género desperdigados en su Madrid del siglo XIX, coloreado de una atmósfera política de revueltas que dan lugar a intrigas y luchas de poder en las altas esferas. Dentro de esa caldera, un romance con clases de esgrima de por medio, muy bien rodadas, y algunos pasajes de thriller que no chirrían en esta buena película del gran Pedro Olea.

Lamentablemente, la segunda adaptación de Reverte en el cine, ‘La tabla de flandes’ (Uncovered, 1994) no estaba a la altura. Por mucha producción internacional que fuera, como adaptación era un despropósito. El propio escritor le tiene muy poco apego y con razón, no la salva ni la presencia de Kate Beckinsale antes de convertirse en vampira dominatrix. Se puede ver con curiosidad, como precedente a las adaptaciones de Dan Brown. Quizá si hubiera triunfado ahora el espacio tiempo colocaría a Reverte en la posición del escritor de ‘El código Davinci’.

Si Reverte podía sentirse halagado durante una etapa de su vida esa tuvo que ser los noventa. Una de las mejores muestras fue ‘Cachito’ (1995), una versión en clave de road movie y cuento de hadas de su relato ‘Un asunto de honor’. Urbizu ya mostraba un férreo tino para el ritmo y resultaba muy adecuado para el submundo de prostíbulos, putas, chulos, camioneros y gitanos que planteaba. Una de las mejores del lote.

Fin de milenio infernal

Sin embargo, una de las novelas más célebres del escritor, en la que contaba su dura experiencia como corresponsal de guerra, dio como resultado una obra mucho más irregular. ‘Territorio comanche’ (1997) sirve ahora de documento de lo que ocurrió en Sarajevo no hace tanto tiempo, pero la presencia del propio Reverte en el guion no consigue que la realización sea bastante convencional. Para los fans de “lo cipotudo”, Imanol Arias y Carmelo Gómez tienen una batalla de testosterona con olor a jamón ibérico bastante llamativa a día de hoy.

La novena puerta’ (The Ninth Gate, 1999) es la consagración internacional de Reverte, cuando el mismísimo Roman Polanski decidió continuar su temática satánica de ‘La semilla del diablo’ (Rosemary’s Baby, 1968) adaptando su novela ‘El Club Dumas’. El resultado es una importante almena en la cinematografía luciferina, con una investigación de un libro maldito apasionante, con un final tan discutido como consecuente. Ni que decir tiene que es lo mejor que ha salido a partir de su trabajo.

Una de cal y otra de arena. La miniserie ‘Camino de santiago’ (1999) también tenía crímenes y esoterismo pero a pesar de un planteamiento atrayente se ha quedado envejecida. Pero nada que ver con el primer guion en solitario del escritor para la inenarrable ‘Gitano’ (2000), por el que encima fue acusado de plagio. Los polvos entre Joaquín Cortés, (sí. Es el protagonista) y Laetitia Casta a lo Tommy Wiseau en ‘The Room’ (2003) son tan inerrables como la banda sonora, con un tema con letra del propio Reverte. Puede ser degustada como delicia trash con las drogas adecuadas.

Patente de corso

Alatriste’ (2006) fue un chasco para todos los que esperaban la cinta de aventuras con sanguinario soldado español definitiva. Casi todos saben lo que le ocurría a la obra del efectivo Agustín Díaz Yanes: su guion quería condensar todas las novelas en una sola película. El exceso de ambición o el miedo a decepcionar a fans provocó que fuera recibida con más odio que raciocinio. Por supuesto, la serie que se hizo en 2013 sólo empeoró la situación, antes de ser cancelada.

El año siguiente, Imanol Uribe, que se iba a haber encargado de ’Cachito’, escribió y dirigió ‘La carta esférica’ (2007), que incidía en los intereses marítimos del escritor con una muestra válida del género pero lejos de lo que podría llegar una propuesta relativamente inédita. Mientras tanto, en televisión ‘Quart. El hombre de roma’ (2007) la serie basada en ‘La piel del tambor’ volvía a recordar que Reverte ya había sido Dan Brown, pero además tenía curas con metralleta.

La reina del sur’ ha tenido dos adaptaciones una latinoamericana y otra americana, ambas rodadas con un look digital barato que las deja como última opción de visionado. Por lo pronto, Reverte ha vuelto con buen pie de la mano de Díaz-Yanes de nuevo. ‘Oro’ es una gran aventura de tintes de western de Peckinpah, con unas gotas de Deodato y una lógica de hombres mugrientos con el puñal preparado para degollar al compañero a la menor ocasión. Uno de los mejores guiones del autor y una enmienda al capitán Alatriste. Para los que les supo a poco ‘Z. La ciudad perdida’ (The Lost City of Z, 2017).

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio