13 películas con relaciones sadomasoquistas más excitantes que la trilogía de 'Cincuenta sombras'

13 películas con relaciones sadomasoquistas más excitantes que la trilogía de 'Cincuenta sombras'

Publicidad

Látigos, mordazas, esposas, vendas, cuerdas... El mundo del sexo sadomasoquista posee un atractivo innegable que lo hace idóneo para ser representado en una producción cinematográfica. Un encanto que trasciende al poderío visual de todos los juguetes, herramientas y estética que asociamos a las prácticas BDSM para centrarse en los aspectos psicológicos que giran en torno a sus practicantes y a sus dinámicas psico-sexuales.

Con motivo del estreno de 'Cincuenta sombras liberadas', la última entrega —al fin— de la saga iniciada con 'Cincuenta sombras de Grey', os proponemos 13 alternativas a las adaptaciones fílmicas de la obra de E.L. James que dejan en pañales a las tres cintas protagonizadas por Dakota Johnson y Jamie Dornan, tanto a nivel de calidad —algo nada difícil— como en lo que a erotismo, sensualidad y sordidez se refiere.

'Belle de día (Belle de jour)' (Luis Buñuel, 1967)

Catherine Deneuve protagoniza esta cinta, basada en la novela homónima de Joseph Kessel y ganadora del León de Oro en el Festival de Venecia, en la que una joven casada con un doctor descubre la prostitución diurna, iniciando así una doble vida en la que, por las noches, continúa siendo la esposa fiel y casta mientras se entrega a los placeres de la carne durante el día. Obviamente, la llegada de un nuevo cliente pondrá patas arriba la vida de la protagónica y su sexualidad.

'El portero de noche' (Liliana Cavani, 1974)

Este drama psico-sexual supuso un auténtico escándalo en los años setenta, obteniendo la calificación X en varios países y, cómo no, estando prohibida en España durante la dictadura franquista. Su premisa nos sitúa en la Viena de finales de los 50, en la que una mujer judía reconoce a un oficial de las SS que abusó de ella mientras era presa en un campo de concentración, derivando el inesperado encuentro en una relación sadomasoquista enfermiza y catártica que dio al filme el estatus de película de culto.

'The Image' (Radley Metzger, 1975)

Una clase magistral de cine erótico sadomasoquista firmada por el director Radley Metzger, especialista en el terreno pornográfico. Sensualidad, sexualidad y drama se dan la mano en un filme en el que fustas, látigos, sumisión y dominación son sólo un pequeño añadido a la relación lésbica sobre la que gira el relato, y al triángulo amoroso en el que termina derivando.

'Maîtresse (Amante, querida, p...)' (Barbet Schroeder, 1975)

Antes de arrasar en Norteamérica con 'Mujer blanca soltera busca', Barbet Schroeder firmó durante su etapa francesa este peculiar largometraje en el que Gerard Depardieu dio vida a un ladrón inexperto que es sorprendido por la dueña del piso en el que ha entrado a robar. La casualidad hace que la inquilina sea una prostituta especializada en sadomasoquismo, y que caco y víctima inicien una relación de lo más tóxica que, como diría Homer Simpson, termina "con erótico resultado". Una auténtica rareza dentro del cine sadomaso.

'Historia de O' (Just Jaeckin, 1975)

El director del filme erótico de culto 'Emmanuelle' adaptó en 1975 la obra homónima de Dominique Aury junto a una Corinne Clery que saltaría a la fama llegando a convertirse en chica Bond en 'Moonraker' cuatro años más tarde. El proceso de aprendizaje de O —así se llama la protagonista— para convertirse en la sumisa perfecta dio forma a un auténtico manual de la dominación plagado de erotismo, controversia y, sorprendentemente, mensaje.

'El imperio de los sentidos' (Nagisa Oshima, 1976)

Probablemente estemos ante una de las cintas temática sexual más celebradas —si no la más— de todos los tiempos. Este clásico de culto del cine japonés, basado en hechos reales, generó una gran polémica —y la consiguiente censura— causada por sus escenas de sexo explícito y su temática, que estudia con gran acierto la sexualidad de su pareja protagonista y las delgadas líneas que en ocasiones separan el placer del dolor.

'Lunas de hiel' (Roman Polanski, 1992)

La visión única de Roman Polanski a la hora de explorar la psique humana en sus obras le fue como anillo al dedo a esta 'Lunas de hiel' que se zambulle sin miedo alguno y con toda la sordidez posible sobre las turbias aguas que inundan las relaciones de pareja y las relaciones de poder, celos y dominación que las definen. Un trabajo soberbio, tétrico y apasionante con un reparto de lujo y entregado a la causa del director franco-polaco.

'Mentiras' (Jang Sun-woo, 1999)

El cineasta coreano Jang Sun-woo firmó a finales del siglo pasado esta cinta, que nació con las ínfulas de ser una suerte de nueva 'El imperio de los sentidos'. Por desgracia, las relaciones sexuales explícitas entre un escultor y su estudiante que pueden verse en 'Mentiras' no pasan de ser un simple show pseudo-pornográfico sadomasoquista que levantó ampollas a su paso por el Festival de Venecia. Ampliamente gráfico, pero muy poco apasionado.

'La pianista' (Michael Haneke, 2001)

Nada, absolutamente nada, puede salir mal de una colaboración entre ese genio retorcido llamado Michael Haneke y la musa gala de la interpretación Isabelle Huppert. La capacidad del primero para impactar con una frialdad y contundencia únicas se unió a la valentía de Huppert en un filme que pone sobre la mesa las teorías freudianas más oscuras, reflejadas sobre la enfermiza relación entre un joven y su profesora de piano, atormentada por su madre y con tendencias masoquistas.

'Secretary' (Steven Shainberg, 2002)

Esta cinta protagonizada por Maggie Gyllenhaal y James Spader destaca sobre el resto de integrantes de esta lista por ser la única que aborda la temática sadomasoquista desde la comedia, algo que, para ser justos le sienta de maravilla. La historia de su protagonista, ex-paciente de una institución psiquiátrica, y de cómo su nuevo trabajo como secretaria en un bufete de abogados deriva en una relación sexual de lo más particular con su jefe, hizo a la cinta de Steven Shainberg ganadora del Premio Especial del Jurado en el Festival de Sundance, donde se aplaudió merecidamente su originalidad.

'Kink' (Christina Voros, 2012)

Es más que lógico que un campo tan fascinante y repleto de mitos y claroscuros como el del sexo sadomasoquista tuviese representación dentro del género documental. Buena muestra de ello es 'Kink', un interesante filme producido por James Franco y presentado en el Festival de Sundance que explora este tipo de prácticas y su relación con la industria pornográfica mientras radiografía el día a día en los estudios especializados en porno BDSM Kink.com.

'Nymphomaniac. Volumen 2' (Lars Von Trier, 2013)

El maravilloso díptico sobre la sexualidad que firmó Lars Von Trier en 2013 alcanza su cenit en un segundo volumen que eleva por igual las cotas de profundidad y sordidez del relato. Este cierre de las aventuras y desventuras de Joe alcanza un nuevo nivel después de que la ninfómana conozca a K, un personaje interpretado por Jamie Bell que la introducirá en el mundo del sadomasoquismo y la dominación, regalándonos escenas capaces de cortar el aliento tras pasar por el prisma del director danés.

'The Duke of Burgundy' (Peter Strickland, 2014)

El último trabajo estrenado hasta la fecha del director de 'Berberian Sound Studio', además de resultar una auténtica delicia en cuanto a tratamiento visual y factura técnica respecta, brinda un fantástico estudio sobre la sexualidad y las relaciones de poder centrado en una pareja de mujeres a cuyos juegos sadomasoquistas se descontrolan cuando una de ellas decide dejarlos a un lado para mantener un romance más común. Adicciones, obsesiones y amor confluyen en una pieza única.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio