'Tu hijo': José Coronado se afianza como héroe de acción maduro en un gran regreso al thriller de Miguel Ángel Vivas

'Tu hijo': José Coronado se afianza como héroe de acción maduro en un gran regreso al thriller de Miguel Ángel Vivas

Publicidad

Nota de Espinof

Quizás era uno de los talentos del cine español que yo más lamentaba que se hubiera dispersado entre proyectos que no le hacían justicia. Tras debutar con un discreto thriller muy de su momento ('Reflejos'), el talento de Miguel Ángel Vivas para el suspense y la violencia se reveló en 2005 con una brutalidad de fuerza incuestionable, 'Secuestrados'. Una asfixiante película sobre un secuestro en un chalet de clase alta que no solo planteaba una historia de gran tensión, sino que estaba rodada de forma igualmente atronadora: a base de planos-secuencia que no dejaban espacio para respirar.

Sin embargo, la discreta carrera comercial de la película impidió que le siguieran otras producciones a la altura, pese a un incremento de visibilidad internacional para su trabajo: vinieron el descalabro en taquilla 'Extinction', que llegaba tarde y mal a la moda de los infectados -y con un montaje final con el que Vivas no estaba de acuerdo-, y el innecesario reboot estilo Filmax de 'A l'interieur', guionizado por Jaume Balagueró y titulado 'Inside'. Sin duda su trabajo más interesante se ha ido desarrollando en televisión, en series más afines a sus primeros trabajos: 'Mar de plástico', 'La casa de papel', 'Apaches' o 'Vivir sin permiso'.

Sin embargo, y más aún en la industria catódica española, es complicado que Vivas pueda destacar con un sello personal en series mainstream como esas, por muy afines a su mundo que sean en lo temático. Por eso, la sorpresa de que Vivas vuelva por los fueros argumentales y, sobre todo, estéticos de sus primeras películas, a aquella contundencia rabiosa, es un notable acontecimiento. Porque además, 'Tu hijo' es su mejor película hasta la fecha: su personalidad no se ha diluido estos años entre proyectos de encargo y series solventadas con competencia pero sin un sello propio definido.

Cabría pensar que Vivas (coguionista también junto a Alberto Marini, con quien colaboró en 'Extinction'), de hecho, ha estado guardando fuerzas para dar continuidad a aquella explosión de furia en clave de home invasion a la española, y lo ha hecho puliendo algunos problemas de ritmo derivados de la autoimpuesta obligación de rodar 'Secuestrados' íntegramente con planos secuencia, que obligaban a tomar algunas decisiones de guión que se sentían artificiales.

En 'Tu hijo' todo fluye de manera más armónica y, aún mejor, las decisiones de puesta en escena (algunas bastante radicales) tienen mayor justificación. Por ejemplo, abundan los planos-secuencia que siguen al protagonista allá donde va, pero aquí le sitúan cerquísima del espectador, que se ubica casi sobre su hombro. El resto del plano se difumina, lo que a veces convierte calles, locales nocturnos o pasillos de hospital en lugares fantasmales, difusos, como si no existieran fuera de la cabeza del personaje de José Coronado.

'Tu hijo': Coronado como héroe de acción maduro y desencantado

Va a ser inevitable la comparación de 'Tu hijo' con 'Venganza' y el resto de las películas que han dado un giro inesperado a la carrera de Liam Neeson en los últimos años. Pero más allá de su muy genérica clasificación dentro del subgénero "un hombre maduro se lía a tiros con quien se atreve a hacer daño a su familia" (y que, en cualquier caso, ya estaba en el ADN de la original 'El justiciero de la ciudad -'Death Wish'- en 1974), poco más tienen en común. Aquí, Coronado es un cirujano de éxito que ve su vida cambiar radicalmente cuando su hijo (Pol Montañés) recibe una terrible paliza a la salida de una discoteca.

Tuhijo2

Vivas consigue gracias a una serie de detalles que deja bien a la vista pero que plantea sutilmente debido a su cotidianeidad, enhebrar un mensaje poco complaciente y que deja muchas preguntas en el aire. Lo hace al describir la aplastante rutina diaria del protagonista, que escucha amargas noticias camino del trabajo que desaparecen de su vida cuando su familia se convierte en parte de ellas. O la demoledora e inhumana conversación con el propietario de la discoteca cuando va a llevar un ramo de flores al hospital, inocente en su superficie pero llena de negros intereses ocultos. O por supuesto, el giro final que replantea todo lo que hemos visto hasta ese momento, y que le da al conjunto un baño de amarga actualidad.

Elementos muy medidos que tienen como fruto una de las películas más claustrofóbicas del año, al conseguir introducir al espectador en la raíz misma de una obsesión que solo tiene una derivación posible. Quizás demasiado poco complaciente para su propio bien (comercial), 'Tu hijo' es aún más opaca y áspera que 'Secuestrados', y se aleja tanto del conformista y verbenero cine de género de alto presupuesto como de los excesos de emociones de tercera mano de otras producciones españolas. Vivas se consagra como un director con mano de hierro para retratar la tensión y las profundidades más negras del alma española: no dejemos que vuelva a tardar tanto en mostrarnos el abismo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio