'Muñeca Rusa': Netflix nos sorprende con un alucinante loop en formato sitcom

'Muñeca Rusa': Netflix nos sorprende con un alucinante loop en formato sitcom

Publicidad

Nota de Espinof

Nadie lo vio venir. Entre la falta de una campaña insistente y la cantidad de estrenos que llegan cada semana, ninguno esperaba una nueva serie tan cautivadora, original y perfectamente ejecutada como 'Muñeca Rusa'.

Que no pare la fiesta

Natasha Lyonne, Leslye Headland y Amy Poehler han formado un espectacular tridente creativo para brindarnos una de la series del año. Entre la comedia urbanita moderna 100% neoyorquina y los límites de la realidad, 'Muñeca Rusa' es un estimulante artefacto de género que funciona como una telecomedia cuando en realidad es casi lo contrario.

En un momento de la serie, el alucinante personaje de Nadia, interpretado por una si cabe más alucinante Natasha Lyonne, afirma sentirse como la hija que tendrían Andrew Dice Clay y la protagonista de 'Brave'. Pelirroja, fumadora empedernida, malhablada y con peores hábitos que su lengua viperina, Nadia se encontrará con un pequeño problema en la noche de su 36 cumpleaños: comenzará un bucle letal donde no dejará de morir una y otra vez.

A partir de ese momento, acompañaremos a la protagonista en un sinfín de accidentes letales mientras busca un significado a su constante regreso del más allá y una respuesta a por qué demonios está pasando por esa situación. Para cuando lleguemos al ecuador de la historia, los pocos reflujos que una historia como ésta pueda deber a días de marmotas, desaparecerán para chocar de bruces con otros derroteros mucho más apetecibles, relativos e impredecibles.

Nadia conoce a Nadia

Critica-Russian-Doll-Netflix-Cigarrillo

Nadia será detective, víctima y femme fatale, además de una compañera de juergas ideal. En realidad, Nadia es un multiverso unipersonal que comenzó a cimentarse cuando Lyonne y Poehler coincidieron en el piloto de David Wain, 'Old Soul', un proyecto que quedó en nada. Fue entonces cuando empezaron a forjar la idea de la serie, basándose en sus deseos sobre la libertad creativa.

Toda esa libertad se transforma, además, en libertinaje del bueno. La imagen de mujer empoderadísima y libre, plenamente consciente de sus actos y deseos, no se había visto con tanta luz propia con anterioridad. Al menos no en Netflix. Que las mentes maestras detrás de la serie y la dirección de los episodios estén en manos de mujeres también ayuda y realzan el mensaje, encaminando su recorrido en la dirección ideal.

critica-russian-doll-netflix-gafas

'Muñeca Rusa' sabe esquivar los tópicos. Casi podríamos decir que su propósito principal está en no moverse por los mismos ambientes que, por ejemplo, 'Feliz día de tu muerte', uno de los últimos éxitos de Blumhouse que tiene su secuela a punto. Donde unos no temen caer en el cliché del bucle temporal autodestructivo y piadoso, los cerebros de 'Russian Doll' se esfuerzan en adentrarse en un ambiente mucho más cercano al último cine independiente de ciencia ficción. Su pequeño formato, además, potencia ese estilo, convirtiendo la historia en una película de tres horas y media dividida en ocho episodios.

Ceniceros de esperanza

Lo que podría parecer otra desenfrenada sitcom ambientada en mundos de pijos rodeados de drogas de diseño con extraños efectos secundarios irá poco a poco acercándose más a la atmósfera de cómic, de novela gráfica de diseño, con una fotografía ideal y una estupenda sección musical que corona con un clásico que subraya el ideario de la temporada.

Por desgracia, también es posible que durante su desenlace la serie tome una serie de decisiones que traicionen los cimientos sobre los que se ha sostenido de manera ejemplar a lo largo de siete episodios. Como no es el momento de hacer spoilers ni destripar una serie sobre la que conviene saber lo mínimo, lo dejamos para otro momento en que discutir sobre el significado de su final.

¿Pero qué es la vida al fin y al cabo? ¿Acaso no es una serie de bucles, repeticiones de patrones, rutinas y deja vus con los que nos sentimos más o menos cómodos? ¿No son nuestros mejores amigos aquellos que comparten buena parte de nuestra filosofía de vida? Sea lo que sea, lo que está claro es que 'Muñeca Rusa' es una serie suficientemente potente como para estrenar el nuevo logo de Netflix. Disfrútala. Y la vida también.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio