'La LEGO película 2': una estupenda secuela que confirma que estamos ante una de las mejores sagas del momento

'La LEGO película 2': una estupenda secuela que confirma que estamos ante una de las mejores sagas del momento

Publicidad

Nota de Espinof

No creo que absolutamente nadie esperase que ‘La LEGO película’ fuese a ser una buena película cuando se anunció el proyecto. Sin embargo, Phil Lord y Chris Miller consiguieron un pequeño milagro con una cinta que aunaba diversión e ingenio para convertirse en una de las grandes sorpresas de 2014.

Tres años después llegaría la tronchante ‘Batman: La LEGO película’ y ese mismo año la franquicia empezó a dar síntomas de agotamiento con la discreta ‘La LEGO Ninjago película’. Por ello, ‘La LEGO película 2’ era poco menos que una prueba de fuego y ha salido airosa de ella, ya que estamos ante una estupenda secuela que confirma que estamos ante una de las grandes sagas del siglo XXI.

No todo es fabuloso

Escena Lego 2

Recordemos que el final de ‘La LEGO película’ planteaba un nuevo peligro para nuestros protagonistas, algo que aquí se recupera para mostrar la caída del mundo de alegría y color de Emmet y los suyos. El escenario pasa a recordar más al mundo de Mad Max -algo que se menciona de forma expresa- y todo el mundo se ha amoldado a la nueva situación. Todos salvo Emmet, que sigue queriendo ver que todo es fabuloso.

A nivel conceptual, ‘La LEGO película 2’ es la historia de cómo Emmet tiene que enfrentarse a ese cambio a través de la aparición de un nuevo peligro que amenaza con desatar el Armamageddon. Eso lleva a que estemos ante una propuesta en la que la moraleja juega una función esencial, algo que ya sucedía en su predecesora pero que aquí se eleva aún más, aunque en ningún momento llega a convertirse en una molestia.

Como era de esperar, ese punto va ganando presencia en el tramo final cuando la historia llega a su punto álgido, pero ni siquiera entonces se dejan de lado las explosiones de color, la abundancia de un humor muy bien integrado y los pequeños detalles visuales que añaden esplendor a un universo que sobre el papel debería tener una limitación demasiado grande por lo que lo define.

Una aventura repleta de vitalidad

Imagen Lego 2

Las apariencias juegan un papel fundamental en la evolución argumental de ‘La LEGO película 2’, algo que también se contagia a los diseños de todas las novedades que nos trae esta segunda entrega. En ese apartado funciona la idea de más y mejor, manejando además con bastante soltura los aspectos más adorables para darle ese giro necesario para que encajen con todo lo demás.

Es cierto que la pérdida del factor sorpresa afecta a un aspecto esencial de la película, el más vinculado a todo lo que mencionaba sobre la importancia de la moraleja, pero el dinamismo de la aventura, lo fluido que resulta la evolución de los hechos y la alta efectividad de las bromas -obviamente no todas tienen gracia, pero sí un porcentaje muy elevado de las mismas- te mantienen interesado en todo momento.

Además, no se percibe síntoma alguno de agotamiento en la fórmula pese a lo inevitable que resulte repetirse en algunos aspectos. De hecho, se da la vuelta a ciertos detalles de la primera entrega para tampoco cambiar realmente nada, pero sí actualizarlo lo suficiente como para que lo divertido que resulte todo no sea su única razón de ser.

En definitiva, ‘La LEGO película 2’ es un pasatiempo de primera que quizá se deje por el camino algo del ingenio de su predecesora, pero lo compensa con una mayor dosis de diversión y un guion que prolonga lo que ya habíamos visto en lugar de optar por el camino fácil de la repetición. Ojalá más secuelas así.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio