'Dark', un excelente reverso oscuro de 'Stranger Things'

'Dark', un excelente reverso oscuro de 'Stranger Things'

Publicidad

Netflix desea hacerse con el monopolio de nuestro tiempo libre. No le faltan rivales, pero hace tiempo que ocupa un lugar de privilegio entre los amantes de la ficción audiovisual y a día de hoy la única amenaza real que se ve en el horizonte es el futuro lanzamiento de una plataforma de streaming por parte de Disney. Por ello tiene que encontrar más bombazos como ‘Stranger Things’ y es por ahí por donde parecía que podía ir ‘Dark’ -que en español se ha traducido como 'Oscuridad y secretos'-.

El misterio alrededor de ‘Dark’ ha sido máximo, mostrando lo mínimo al público para captar su interés y generar expectativas por ver qué va a salir exactamente de ahí. En Espinof hemos tenido ya la oportunidad de ver los tres primeros episodios y estamos en posición de deciros que no es la nueva ‘Stranger Things’ pero sí que lo visto hasta ahora es mejor que la entretenida serie creada por los hermanos Duffer.

Un pueblo con un oscuro secreto

Escena Dark

Lo primero que conviene desterrar es la idea de esperar aquí cualquier tipo de nostalgia de la cultura pop ochentera, ya que lo más parecido que hay a ello es una mención a Freddy Krueger en una conversación durante el tercer episodio pero sin tener para nada una intencionalidad similar a ‘Stranger Things’. Lo que realmente impera en ‘Dark’ es el misterio alrededor de los secretos de un pueblo con un turbio pasado del que nadie quiere hablar.

Eso da pie a que la atmósfera prime casi por encima de todo, buscando en todo momento crear un clima turbio con el que ir desconcertando al espectador al mismo tiempo que vas captando su interés por saber qué es exactamente lo que está sucediendo ahí. Ya desde los primeros minutos queda clarísimo que hay algo enfermizo detrás de esas desapariciones y quizá la nota más obvia sean los apuntes ocasionales para que sepamos que ya sucedió algo comparable tiempo atrás, ¿pero qué?

Por ello, la tensión es algo que se palpa en el ambiente en todo momento y Baran bo Odar, creador de la serie y también director de todos los episodios, se aprovecha de ello para mostrar una agilidad incuestionable con la cámara sin que eso nunca reste al dramatismo de cada escena. Eso es especialmente perceptible al comienzo, cuando el realizador suizo tiene que ir presentándonos multitud de frentes, tanto para ir conociendo a los personajes como sus respectivas líneas argumentales.

‘Dark’ tiene un arranque estupendo

Imagen Dark

No le queda otra que jugar a ser críptico en determinados frentes para mantener el misterio, pero lo hace sin detenerse nunca en exceso en nada. Puede que haya alguna escena que a priori pueda dar la sensación de estar deleitándose en la rareza de la situación a través de ciertas revelaciones visuales con una fuerza innegable, pero no dejan de ser nuevas pistas que ir añadiendo a un puzzle que aún es bastante complicado para intentar resolverlo.

Además, ‘Dark’ también introduce una segunda línea temporal de una forma bastante sorprendente. Está sin duda vinculado a ese suceso del pasado que hoy permanece olvidado por unos vecinos traumatizados, que quieren olvidar o que parecen preocuparse más por el bienestar de su negocio que el de sus vecinos. Eso ayuda a dar también una mayor variedad al pequeño universo de la serie y a abrir posibles líneas argumentales que habrá que ver a dónde nos llevan.

Por su parte, las actuaciones de todo su reparto son solventes sin que nadie llegue a destacar realmente por encima del resto, estando marcados por un tono interpretativo frío en línea con la atmósfera de la serie. Eso tendrá que cambiar obligatoriamente en breve, porque una cosa es optar por un resultado compacto y otra no decidirse abiertamente por algo. Hasta ahora ha habido mucho de planteamiento, logrando un resultado cercano a lo fascinante, siendo mi único miedo que luego acabe quedándose un poco a medias o resolviendo algunas de sus propuestas más estimulantes de forma pobre.

En definitiva, el arranque de ‘Dark’ merece mucho la pena, tanto por la excelente atmósfera conseguida como por las ideas con las que va jugando. Ahora solamente falta que realmente lo tengan todo bien pensado y no acabe resultando tan frustrante como intentar hacer un puzzle al que le faltan un puñado de piezas. Sea cual sea el caso, estos tres episodios demuestran que puede ser una gran serie y ya solamente falta terminar de confirmarlo en los siete restantes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio