'Black Panther', más allá de su alma africana y un interesante villano, es un decepcionante espectáculo

'Black Panther', más allá de su alma africana y un interesante villano, es un decepcionante espectáculo

Publicidad

Marvel lo ha vuelto a lograr. 'Black Panther' es la película del momento. Un impresionante éxito de taquilla (hizo el 5º mejor estreno de la historia en EE.UU. y ya ha alcanzado los 1.000 millones de dólares) que está superando todas las expectativas sobre un film de estas características. Al igual que 'Wonder Woman', 'Black Panther' será un fenómeno estudiado e imitado durante los próximos años.

Y al igual que 'Wonder Woman', creo que se está sobrevalorando 'Black Panther'. Es lógico el entusiasmo de los fans de los superhéroes y el público afroamericano; sin embargo, me sorprende que la mayoría de la crítica esté encantada con un film que prometía mucho pero no aporta gran cosa. Siempre nos reímos aquí en Espinof cuando se habla de maletines, aunque después de ver la 18ª producción de Marvel Studios puedo entender que haya gente convencida de que los críticos están comprados. Voy a contar lo que me falla de esta Pantera Negra:

Interesante prólogo seguido de una aburrida presentación

'Black Panther' demuestra enseguida los problemas de su concepción aunque plantea posibilidades tan interesantes y un universo tan prometedor que uno puede disculpar la torpeza de los creadores: la película empieza tres veces. Sorprendentemente, esto es algo habitual en los blockbusters, imagino que debido a las reescrituras y las numerosas voces creativas implicadas, quizá también por intentar mantener las mejores ideas en lugar de descartarlas por el bien del conjunto.

Tenemos un prólogo animado sobre el origen de Wakanda y Pantera Negra, siguiendo la tradición del cine fantástico; es una secuencia bonita y útil que resume una gran historia en poco tiempo, lo justo para entender cómo surge este mágico reino. Luego, en lugar de situarnos en la actualidad nos llevan a una escena que transcurre décadas antes y que explica parcialmente el gran conflicto sobre el que se va a apoyar la historia. Dos hermanos enfrentados por el poder.

Al explicar antes qué es Wakanda, se desvanece parte de la sorpresa de la escena aunque cuenta con Sterling K. Brown, uno de los mejores actores de la industria estadounidense. Posee el raro talento de transmitir la verdad de sus personajes apenas con la mirada y gestos. Tener a Brown al inicio, como un villano con el que te puedes identificar, es un acierto aunque han gastado el comodín. Por cierto, tal como está planteado, ¿no podría el rey simplemente haber noqueado a su hermano?

Black Panther

Y entonces empieza la película. Nos recuerdan que el rey murió en 'Capitán América: Civil War' y el príncipe T'Challa (Chadwick Boseman) actúa como Pantera Negra para "rescatar" a la chica de la que está enamorado (Lupita Nyong'o) en una secuencia que pretende ser espectacular donde destaca más el humor que la acción. Según el prólogo, el monarca de Wakanda es Pantera Negra, sin embargo, parece que no había problema en que su hijo adoptara esa identidad.

Pero ahora toca coronar a un nuevo rey, hacerlo oficial y seguir la tradición. Es llamativo cómo se defiende lo avanzada que está la ciudad de Wakanda, lo moderna y futurista que es, y eligen a su líder con un combate cuerpo a cuerpo entre los aspirantes al trono. ¿La persona más indicada para gobernar debe ser la que pelea mejor en todo el reino? Claro, así pasa lo que pasa luego...

Es obvio que T'Challa va a ser el nuevo rey, y aun así nos cuelan un desafío. Es un blockbuster, hay que meter acción, y el duelo prepara el terreno para próximos acontecimientos, pero la forma en la que está rodado es absurda, no hay emoción, y falta la intensidad que el director (Ryan Coogler) logró plasmar en 'Creed'. Es más relleno, más presentación innecesaria. Realmente, la película no arranca hasta que aparecen Ulysses Klaue (Andy Serkis) y Erik Killmonger (Michael B. Jordan).

Killmonger, uno de los mejores villanos de Marvel Studios

Killmonger Michael B. Jordan

Se estaba convirtiendo en un cliché decir que Marvel tenía un problema con sus villanos pero el personaje de Michael Keaton en 'Spider-Man: Homecoming' y el de Jordan en 'Black Panther' demuestran que el estudio tomó nota y están realizando un esfuerzo por corregir ese punto flaco. Pronto nos llega 'Vengadores: Infinity War' donde conoceremos la historia de Thanos, el gran villano del MCU.

Con algunos apuntes sobre su pasado, conflictos que generan empatía, una misión con cierta lógica y el carisma del actor (que al parecer se inspiró en Vegeta para el atuendo), Killmonger se erige fácilmente como uno de los mejores villanos del cine de Marvel. Podría ser el mejor, pero Cooger (director y coautor del libreto) y el guionista Joe Robert Cole desaprovechan la oportunidad al tirar de fórmula y crear una trama ridícula; en definitiva, al caer en los mismos errores que muchos blockbusters vapuleados por la crítica.

Dejando al margen que su venganza pasa por convertirse en el guerrero más poderoso que haya pisado el reino de Wakanda (es un cómic en la gran pantalla) o que se recurra otra vez a la manida jugada del villano que se entrega voluntariamente porque-todo-forma-del-plan, Erik necesitaba que T'Challa prometiera atrapar a Klaue y no lo cumpliese, provocando una fuerte decepción en sus aliados. Además, que Klaue no muriese en el tiroteo o la persecución, que la CIA esté tan torpe con el prisionero, que T'Challa se dé la vuelta, que otra pelea por el trono se considere justa...

Michael B. Jordan y Daniel Kaluuya

Por otro lado, ¿por qué tirar a T'Challa en lugar de rematarlo? No encaja con el personaje que han presentado. Y una vez que Erik es coronado rey, en lugar de seguir ahondando en su personalidad o sus motivaciones, el personaje abraza por completo su lado malvado y se deja llevar, permitiendo que T'Challa vuelva más tarde y acabe con él sin remordimientos. Es una salida fácil de los creadores del film.

'Black Panther' termina siendo lo mismo de siempre, pero con africanos

La espectacularidad del producto, su llamativo universo fantástico y un eficaz reparto (Forest Whitaker, Angela Bassett...) consiguen entretener más o menos durante gran parte del metraje y distraer la atención para no pensar demasiado en lo que se está contando. Todo lo positivo de 'Black Panther' se viene abajo en el último acto. Es un desmadre narrativo donde todo vale con tal de marear al espectador con movimiento, golpes y acción.

Pensaba que T'Challa tendría que exiliarse antes de volver o que se mostrarían las dramáticas consecuencias del plan de Erik, pero no. T'Challa regresa enseguida y más fuerte, M'Baku (Winston Duke) es su nuevo mejor amigo, Okoye (Danai Gurira) se rebela contra Erik, Ross (Martin Freeman) puede pilotar cualquier cosa... Y por supuesto, no sólo el plan del malo es arruinado en cuestión de minutos, está bien matar a todos los que estaban cumpliendo las órdenes del nuevo rey.

Lupita Nyong

Un último acto debe ser el punto culminante de la película, el tramo más emocionante y épico, pero aquí sólo hay acción frenética y efectos visuales que no logran asombrar (los rinocerontes o la pelea de las panteras). Ryan Coogler mantiene demasiados frentes abiertos y va pasando de uno a otro sin demasiado criterio, resultando en un caos que se hace eterno. Al final sonríes con las escenas post-créditos y la cercanía del estreno de la Guerra del Infinito. Son muy hábiles en Marvel.

No opino que 'Black Panther' sea una mala película o un gran desastre, desde luego, tiene momentos espectaculares y divertidos, estupendos actores y tramos logrados, pero el conjunto es muy decepcionante, sobre todo tras los elogios de la mayor parte de la crítica. Es una de las peores películas del Universo Marvel y como blockbuster de acción me parece bastante convencional y torpe. Lo único que tiene de especial es que sus protagonistas son africanos. Para mí no es suficiente.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio