La cotidianidad de los anime japoneses me hace sentir como en casa

La cotidianidad de los anime japoneses me hace sentir como en casa

Publicidad

Desde muy pequeño me han gustado ciertos anime japoneses, pero nunca he sabido bien qué era lo que realmente me atraía de esas producciones. No me considero un otaku, pero lo cierto es que pasan los años y esa fascinación sigue vigente.

Tras ver 'Your Name', el taquillero y último anime de Makoto Shinkai, me he puesto a analizar por qué ciertas películas o series me proporcionan una sensación única, y creo haberlo descubierto.

Japón y la atención por el detalle

Al igual que muchas personas caen rendidas al fenómeno del ASMR, yo consigo una sensación parecida contemplando escenas cotidianas en anime japoneses. Es otro modo de introducirte en una escena, con una atención por el detalle que hace que te teletransportes inmediatamente.

No sabría afirmar con certeza la primera vez que sentí eso, pero seguramente 'Doraemon' está entre mis primeros recuerdos frente a una televisión. Además de ver lo torpe que era Nobita Nobi con sus amigos, nos ofrecían una invitación a merendar, a dormir, a las pequeñas cosas que componen el día a día.

Doraemon

Obviamente, este tipo de cosas también se muestran en series de animación occidentales, pero creo que en los pequeños detalles es en donde reside la diferencia. El ritmo es muy distinto y en los anime japoneses se toman el tiempo necesario para que puedas saborear la escena.

Ver a un Son Goku enano comer en 'Dragon Ball' hacía que tuviera hambre inmediatamente, con unas mesas repletas de comida humeante y con un aspecto delicioso. Precisamente, la comida es uno de los aspectos que más se cuidan en los anime japoneses, algo que en muchas ocasiones llega a niveles casi pornográficos.

Por poner otro ejemplo, las películas de Studio Ghibli también son famosas por presentar unos platos impresionantes, y el propio estudio japonés llegó a crear una exposición en la que homenajeaban la comida que aparecía en sus filmes.

Siguiendo con Ghibli, seguro que a todos nos viene a la mente una parada de autobús en medio de la noche, o medios de transporte en los que viajar a lugares inolvidables. 'El viento se levanta' ('The Wind Rises') es otro buen ejemplo, contando historias más típicas del cine tradicional.

Caos y calma

Dejando de lado el universo mágico y bucólico de Ghibli, creo que esa sensación de "sentirse en casa" la he experimentado, irónicamente, con producciones en las que el caos es una parte importante de la historia.

'Neon Genesis Evangelion' marcó una parte importante de mi adolescencia. Al igual que yo, la mayoría de la gente de mi edad parecía no comprender la intrincada trama pseudo bíblica y de combates contra entes que buscaban destruir el planeta.

Yo estaba allí, sentado con ellos en el EVA, pero realmente soñaba con que acabara la jornada y que llegáramos a casa.
Evangelion

Sinceramente, la mitad de la serie me daba un poco igual. El mundo mecha y las batallas a vida o muerte no me interesaban en absoluto. Yo estaba allí, sentado con ellos en el EVA, pero realmente lo que quería es que acabara la jornada y que volviésemos a casa.

Ahí era cuando comenzaba lo bueno para mí. Misato abriendo una cerveza y preparando un baño, Shinji relajándose escuchando música en su walkman Sony y Pen Pen haciendo de las suyas. Me sentía parte de esa "familia", brindando con cerveza y comentando lo que había pasado ese día.

De hecho, el "momento walkman" es tan importante que existe un meme en Internet que busca cambiar los gustos musicales de Shinji:

Nuevamente, la atención por el detalle es la clave. Lejos de parecer una casa idílica y con pocos detalles, en el piso de Misato se acumula la basura y existen problemas mundanos.

Evangelion

La arquitectura, el tráfico, las papeleras... todo parece real en algunos anime. Volviendo a Makoto Shinkai, es famoso por recrear a la perfección lugares que existen en nuestro planeta.

A continuación voy a dejar varias imágenes, en las que cuesta distinguir cuáles es real y cuáles son las del anime:

De todos modos, es algo que también se aplica a muchas series y películas japonesas. Las películas de Yasujirō Ozu o series como 'Midnight Diner: Tokyo Stories' son un buen ejemplo de ello.

Este es el motivo por el que siempre me han entusiasmado las producciones de este país. Lejos de proyectar una historia frente a mis ojos, gracias a ellas he conseguido salir de la habitación en la que me encontraba e introducirme en un mundo paralelo lleno de olores, luces y objetos fascinantes.

En Espinof | 'Cowboy Bebop' da el salto a Hollywood para convertirse en una serie en imagen real

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio